Por qué lo llamas motivación, cuando quieres decir disciplina

Publicato el 17 de octubre, 2016

En algún momento de tu vida, querrás empezar un proyecto nuevo: tocar la guitarra, hacer más ejercicio, crear un negocio…

Mi predicción es que lo vas a dejar a las dos semanas con la excusa de “no estoy motivado”.

No necesitas motivación, lo que necesitas es disciplina.

La disciplina es lo que te hace seguir adelante cuando falta todo lo demás.

Supongo que alguna motivación tendrás, o no habrías empezado el proyecto en primer lugar, ¿no te parece?

Quizá quieres crear un negocio por que no aguantas más trabajando 8 horas en una oficina.

Quieres hacer más ejercicio para ver tu cuerpo en forma de una vez por todas.

O quieres aprender a tocar la guitarra… para ligar. ¿Es que hay otra razón para tocar la guitarra?

Está claro que, motivación no te falta, pero en cuanto empiezas a encontrar obstáculos, todo se derumba.

La disciplina no es fuerza de voluntad, no es levantarte más pronto un par de días, no es decirle a todo el mundo lo que estás haciendo, y por supuesto, no tiene nada que ver con la motivación.

La disciplina se forja con el tiempo.

La disciplina es el hábito de luchar contra los problemas con soluciones, no con quejas.

La disciplina no es una habilidad, es parte de tí, es una respuesta automática.

La disciplina es todo.

Sigue leyendo: