Placer en diferido

Actualizado el 24 de octubre, 2016

Uno de los motivos que te impiden alcanzar tu mejor versión, es que no sabes diferir el placer.

Nuestro cerebro de mono necesita placer instantáneo, lo que nos atrapa en una montaña rusa de placer y depresión constante.

Perdón, me explico:

La persona que consigue resultados con su dieta sabe que una hamburguesa le proporciona placer instantáneo, pero decide cambiar esa sensación por un placer mayor dentro de unos meses: ver un cambio real en su físico.

La persona que quiere ver volar su negocio, sabe que cambiar una noche de trabajo por una de fiesta le da placer instantáneo, pero decide diferir la sensación por conseguir el éxito vital: vivir de su propio negocio y tener libertad financiera.

Míralo de esta forma: si decides aplazar el placer para conseguir tus objetivos, consigues las dos cosas.

Publicado en Desarrollo Personal

Sigue leyendo: